Logo Calyaan2

3 tipos de mascarillas faciales y sus beneficios

Cuidar de nuestro cuerpo involucra cada centímetro, cada área, cada zona; y nuestro rostro es uno de los lugares más importantes. El rostro es lo primero que nuestros ojos miran al ver a una persona, por eso es tan importante lucir una piel saludable, y entre otras razones, radiante.

Una mascarilla facial puede ofrecer diversos beneficios para mejorar la apariencia de tu rostro, nutrir tu piel, y aumentar las posibilidades de tener una piel totalmente sana.

 ¿Qué es una mascarilla facial y cuál es su función?

mascarillas faciales

Siendo parte del mundo de la cosmética, una mascarilla facial tiene un objetivo principal: mejorar el estado de salud de la piel. ¿Cómo lo logra? con sus diferentes ingredientes y propiedades.

Al usar una mascarilla facial, necesitamos abrir los poros con antelación. Esto lo puedes hacer aplicando una loción exfoliante o hacer un baño de vapor (una manera natural). Esto facilita que el producto de la mascarilla penetre en la piel, y arrastre hacia afuera las impurezas y toxinas.

La textura suele ser cremosa o pastosa, y se aplica de manera ocasional en el rostro (1 o 2 veces por semana). Al ser aplicado, debe permanecer un par de minutos. Así, formará una capa o máscara que realizará su efecto limpiador o reparador.

 ¿Qué tipo de mascarillas usar para cada tipo de piel?

mascarillas faciales

Ya sea verano o invierno, los diferentes tipos de piel deben tener cuidados especiales para cada época del año, por lo que es esencial conocer qué tipo de mascarilla usar para tu tipo específico de piel.

Los beneficios de las mascarillas son más efectivos en una piel específica. Por ejemplo:

  • Para las pieles secas, las mascarillas hidratantes son ideales para combatir la resequedad del rostro, como las mascarillas de aguacate y pepino.
  • Para las pieles que sufren de acné, las mascarillas purificantes y calmantes como las de arcilla, azufre y las mascarillas con ácido salicílico son ideales.
  • Para las pieles enrojecidas, una mascarilla hidratante y calmante es una buena combinación para mejorar su apariencia.
  • Para las pieles con manchas, el uso de ingredientes como la miel, el limón y sábila son ideales para reducir las manchas faciales.

 3 tipos de mascarillas faciales

mascarillas faciales

 

Ahora que conoces algunos tipos de mascarillas faciales para los diferentes tipos de piel, te mostraremos 3 tipos de mascarillas que son funcionales para uno o varios tipos de piel.

 Mascarilla de tela

Las mascarillas de tela son realmente increíbles para hidratar tu rostro, devolverle la luminosidad natural y combatir con los poros abiertos. Si usas un suero facial antes de aplicarte la mascarilla, aumentarás la oportunidad de obtener mejores resultados, penetrando más en la piel y logrando sus efectos sin problemas

 Mascarilla de arcilla

Las mascarillas de arcilla son usadas, principalmente, en pieles rojizas. Este tipo de mascarilla ayuda a estimular la circulación sanguínea del rostro, elimina las impurezas y los excesos de grasa, aporta minerales a la piel y funciona como un exfoliante natural, lo que limpiará la dermis profundamente.

Luego de aplicarla, puedes usar una crema o loción hidratante para completar el proceso de la mascarilla.

Mascarilla exfoliante

Por último, las mascarillas exfoliantes son perfectas para remover y eliminar impurezas del rostro, como lo es la piel muerta. Además, si se aplica con movimientos circulares, se activa la circulación de la piel.

 Beneficios de las mascarillas faciales

Más allá de solamente usarlas por un propósito estético, las mascarillas faciales ofrecen una variedad de beneficios que no solo ayudará a mejorar la apariencia de tu rostro, sino a mantener una piel saludable y exenta de impurezas.

Gran poder hidratante

La hidratación de la piel es una tarea fundamental para conservarla saludable y radiante. Además, permite evitar tensiones y estados firmes de la piel, lo que reduce la posibilidad de crear arrugas prematuras o marcas en los pliegues naturales del rostro.

 Piel siempre limpia

Además de mantener la piel hidratada, las mascarillas también ayudan a preservar la piel limpia y libre de impurezas. Con esto, se evita la aparición de granos, acné y puntos negros.

 Poderoso calmante

Existen numerosos agentes externos que luchan para arruinar las características sanas de nuestra piel, como el sol, el frío, el calor, el viento o el agua, incluyendo los cosméticos. Estos elementos pueden causar irritaciones, y las mascarillas ofrecen un efecto calmante y reparador para luchar contra los signos de irritación y deterioro de la piel.

¿Deseas comenzar una nueva rutina de cuidado de tu piel y no sabes qué mascarilla facial es buena para tu tipo de piel? Contáctanos y con gusto te ayudaremos a encontrar la mascarilla perfecta para ti y tu rostro.

Consejos de belleza, directo en su bandeja de entrada​

Suscríbete, y recibe 10% de descuento en servicio de belleza y spa